VOI | Claves para acercarte a tu visión

¿Cómo puede una organización tomar decisiones inteligentes para alcanzar sus objetivos y cómo puede mantener a los equipos enfocados incluso en momentos difíciles? Una visión clara e inspiradora nos indica la dirección a seguir un para qué, una razón para esforzarnos e inspira objetivos ilusionantes que nos ayudan a progresar y mejorar continuamente.

Visualizar el resultado es muy inspirador pero, si nos quedamos solo en eso, puede convertirse en una mera ilusión. La neurociencia nos dice incluso que la visualización de los resultados puede anticipar mentalmente la recompensa esperada, lo cual puede reducir nuestra capacidad de esfuerzo. Si realmente queremos obtener esa recompensa, además de visualizar el resultado, es clave visualizar el proceso necesario para alcanzarlo. Hacerlo nos dará una idea de los obstáculos a los que nos enfrentaremos y nos ayudará a prepararnos mentalmente para realizar el esfuerzo necesario, para poner en marcha nuestras capacidades de superación y poder disfrutar del proceso.

Antes de seguir, vamos a aclarar qué es VOI [visión – objetivos – indicadores]:
1.- La visión es nuestra meta con mayúsculas. Como dijimos antes es un para qué, una motivación. Por ejemplo, podría ser: estar en el TOP3 de de proveedores de un nicho de mercado concreto el año que viene.
2.- Los objetivos son los objetivos concretos que nos acercan a la visión. Son pasos específicos y más acotados en el tiempo  y nos indican qué hacer para cumplir la visión. Por ejemplo: mejorar un 20% el nivel de calidad de nuestro producto en el primer trimestre.
3.- Los indicadores o KPI’s [Key Performance Indicators] nos dicen qué medir para asegurarnos de que avanzamos a la velocidad y en la dirección correcta. Serían el porcentaje de rechazo, ppmm’s o las incidencias, entre otros.

Lo que se mide, se hace, lo que no, se ignora

Como ves, los objetivos y los indicadores son clave para acercarnos de una forma eficiente a nuestra visión, nuestra meta. Así que hoy te traemos 4 principios clave para establecer tus objetivos e indicadores. Vamos allá.

1.- Establecimiento de prioridades: Al identificar nuestras prioridades podemos terminar con una lista inmensa que nos genere ansiedad y falta de enfoque. Para evitarlo debemos decidir en qué nos enfocamos y qué dejamos para otro momento. Pregúntate: ¿qué es lo más importante para los próximos meses? ¿qué iniciativas pueden hacer que demos un salto cualitativo importante?. Si respondemos estas preguntas de forma adecuada, será más fácil definir objetivos realmente importantes y motivadores que generen un buen enfoque y un gran compromiso.

2.- Capacidad de alinearse y conectarse: Esto significa compartir abiertamente las metas de todos. Aumentar la transparencia -que toda la organización esté al tanto de los logros de sus departamentos e individuos- ayuda a que las personas vinculen sus objetivos al plan general de la organización y se coordinen mejor con otros equipos. Según Harvard Business Review, las empresas con buen alineamiento entre las actividades diarias y la visión tienen más del doble de posibilidades de obtener un alto desempeño, pero solo el 7% de los empleados comprenden la estrategia comercial de la empresa. Las organizaciones saludables fomentan que surjan metas de abajo hacia arriba. Para lograr esto puede sernos de ayuda la filosofía Hoshin Kanri, que explicamos en este artículo.

3.- Deben poderse inspeccionar: Los indicadores deben basarse en datos, con revisiones periódicas, calificación objetiva y evaluación continua. La investigación muestra que es más fácil lograr los objetivos que se hacen públicos que los privados. En una encuesta en EEUU, de entre 1000 trabajadores, el 92% dijo que estarían más motivados si sus colegas vieran su progreso. El seguimiento es clave y refina la información, su interpretación y fomenta el aprendizaje de la experiencia real. Para ello es importante la reflexión. Un estudio de HBR, descubrió que aprender de la experiencia directa, es más eficaz cuando se combina con la reflexión. Las personas que registraban sus logros y enviaban informes de progreso semanales a un amigo lograban un 43% más de resultados que aquellos que solo las tenían en mente.

4.- La motivación de los miembros del equipo: Es importante crear un entorno capaz de motivar a las personas para retarlas a salir de su zona de confort, a entrar en flow y a que sean capaces de dar más de lo que creen posible. El 10% de las empresas Fortune 500, han abandonado la revisión anual. Adobe vio que le costaba 80.000 horas de gerentes al año y las sustituyó por la gestión continua del rendimiento, combina objetivos trimestrales y seguimiento de los objetivos e indicadores con conversaciones, comentarios y reconocimiento para mejorar los logros de todos.

En resumen, establece objetivos e indicadores que te ayuden a mantener la perspectiva de cuán cerca de alcanzarlos estas.

Más importante que hacerlo bien, es hacer lo correcto”

Peter Drucker

por Lino Pazó