La habilidad clave en la 4ª Revolución Industrial

La innovación -creación o modificación de un producto, y su introducción en un mercado- es una competencia cada vez más demandada en el mundo laboral, un aspecto clave para el progreso y, cuando se maneja de forma adecuada, es quizás el factor más importante para mantener una alta motivación.

Es una competencia que se forma con varios ingredientes y entre ellos destaca la creatividad, esto es; la capacidad de imaginar y generar nuevas ideas o combinar las existentes de una forma novedosa. La creatividad en el mercado tiene como objetivo resolver problemas o crear productos y servicios que satisfagan a las personas.

Estos factores son clave para el progreso y muy demandadas en los procesos de selección, incluso el World Economic Forum las considera entre las diez habilidades clave para prosperar en la 4ª Revolución Industrial:

Todos poseemos creatividad, solo que en distinto grado y en distintos campos, pero como cualquier habilidad, necesita ser cultivada y desarrollada. Es importante entender que no es es un don con el que nacen unos pocos. Hace poco tiempo en una sesión de coaching, una persona con un currículum brillante me contaba que tenía dificultad para superar procesos de selección en empresas. Al tratar de identificar cuál era el principal obstáculo, sucedió algo que para mí  fue un aprendizaje enorme y a esta persona le sirvió para enfocar el proceso desde otra perspectiva. Para esta persona, la creatividad era una cualidad importante, pues sabía que era valorada en las entrevistas de trabajo. Sin embargo no sabía del todo bien en qué consistía la creatividad y además tampoco sentía que fuese creativa, pero decía que lo era porque lo consideraba importante. Conforme nos íbamos adentrando en su experiencia vital, se hizo consciente de que en el pasado había solucionado problemas realmente difíciles -casi imposibles para la mayoría de personas- e imaginado nuevos enfoques que habían proporcionado soluciones muy valoradas en su entorno. Vale, su campo de acción no eran las artes, ni el diseño, pero sí que era una persona con capacidades creativas.

Poco tiempo después trabajé con otra persona con un currículum más brillante si cabe y me explicaba que sus fortalezas eran la disciplina, el esfuerzo y el compromiso. En una de las sesiones salió nuevamente la palabra ”creatividad” y me sorprendió su comentario: “No me considero muy creativx pero da igual, en la empresa que trabajo lo único que cuenta es que hagas lo que te mandan, nuestra opinión no se tiene en cuenta”.

Como resalta este video necesitamos fomentar la creatividad en la educación, esparcir la idea de que todos somos creativos aunque no seamos artistas. Ser consciente de tus propias capacidades es importante, mucho, pero para que la creatividad se desarrolle es necesario también un entorno propicio para ello. Tener equipos unidos, bien liderados donde se puedan generar entornos fértiles para la creatividad es un factor muy importante en el mundo laboral. Entornos en los que los trabajadores sepan lo que se espera de ellos y les ayudemos a desarrollar sus habilidades constantemente. Entornos en los que tengan objetivos claros y el mayor grado de libertad posible para alcanzarlos. Donde se de feedback de forma constante y continuada, haya un ambiente positivo que estimule el cerebro y el error no se considere un fracaso, sino parte del proceso. Entornos que permitan a las personas fluir y alcanzar su máximo potencial creativo.

La curiosidad sobre la vida en todos sus aspectos continúa siendo el secreto de las personas más creativas
Leo Burnett