El estrés y la aparición de enfermedades físicas

Estudios recientes demuestran lo que se ha sospechado desde hace mucho tiempo: que los factores psicológicos desempeñan un papel contribuyente en la predisposición, el comienzo o el desarrollo de varias enfermedades físicas.

 

El término estrés fue acuñado por primera vez en 1956 por Hans Selye, quien tomando esté término de la Física, lo aplicó para denominar la respuesta corporal inespecífica que se producía en el cuerpo ante cualquier demanda externa que supusiera una amenaza para su equilibrio.

 

Esta reacción ante una amenaza, que puede ser real o imaginada, provoca la movilización de los recursos del organismo de forma intensa e inmediata y por lo general incluye respuestas fisiológicas (aumento de la frecuencia cardíaca, hiperventilación, tensión muscular, etc.), cognitivas (aumento de la atención, rigidez de pensamiento, etc.) y motoras (conductas de lucha o huida), encaminadas a facilitar un mejor procesamiento de la situación.

Esta ventaja adaptativa se torna un problema cuando se produce de forma muy frecuente o incluso de forma crónica, alterando por completo la homeostasis (equilibrio) del organismo.

En una revisión (meta-análisis) realizada en el año 2015 sobre la relación entre el estrés y las enfermedades corporales hallaron que el 80% de los 47 estudios incluidos en el análisis confirmaron que existe una relación entre el estrés psicológico y las enfermedades musculoesqueléticas. Los niveles de estrés mantenidos aumentan la aparición de síntomas sobre todo en las lumbares y cervicales y las demandas laborales constituyeron el estresor psicosocial más descrito. La población más afectada era la femenina y los que trabajan la mayor parte del tiempo sentados.

Percibir y prestar atención a las señales de nuestro cuerpo y dedicarnos tiempo para escuchar las señales de nuestra mente y las manifestaciones corporales de la misma, puede prevenir que la situación de estrés se cronifique, evitando de esta forma empeorar nuestra salud.

Gloria Lorenzo

Bibliografía:
Moreno Sánchez A. Estrés y enfermedad. Más dermatología. Nº1. Mayo 2007.
León Gonzalez M., Fomés Vives A. Estrés psicológico y problemática musculoesquelética. Revisión Sistemática. Revista Electrónica Sistemática de Enfermeria. 2015.

Sin comentarios

Enviar un comentario